Con un récord de 11 puntos de ventaja antes del receso navideño, el Bayern Múnich supera tanto a los contrarios en el campeonato alemán que algunos buscan la manera de relanzar una competición amenazada por el aburrimiento.

El equipo entrenado por el español Pep Guardiola se pasea por la Bundesliga y parece capaz de convertirse en el primer equipo en llevarse el torneo sin ceder una derrota, lo que supondría sumar su tercer título consecutivo.

El viernes, contra el Maguncia (victoria 2-1), el Bayern sumó nuevos récords. Al final de la primera parte de la temporada, solo ha encajado cuatro goles, lo que convierte al equipo en la mejor defensa de la historia de la Bundesliga a estas alturas de la competición.

Los bávaros totalizan 45 puntos, es decir solo seis menos que la mejor puntuación posible (51), otra plusmarca, y encadenan las goleadas con una regularidad monótona. 

Ninguno de sus perseguidores (Wolfsburgo, Borussia Mönchengladbach, Bayer Leverkusen o Schalke) parece capaz de recuperar el terreno perdido, mientras que el vigente subcampeón, el Borussia Dortmund, vive desde principios de temporada entrando y saliendo de los puestos de descenso y acabará 2014 penúltimo.