La alegría por el pase a la final de la Champions quedó empañada este miércoles por la decisión de la justicia española de juzgar al Barcelona y sus dos últimos presidentes, acusados de fraude fiscal en el fichaje de Neymar. 

El juez José de la Mata, de la Audiencia Nacional (principal instancia penal española), decidió enviar a juicio oral al presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, su antecesor en el cargo, Sandro Rosell, y al propio club por delitos contra la Hacienda Pública, según un auto judicial hecho público este miércoles.

De la Mata considera "indiciariamente acreditado" que tanto Rosell, que inició el fichaje de Neymar, y Bartomeu sabían que "el coste de la adquisición o fichaje del jugador Neymar superaría" la cifra de los 57 millones de euros reconocidos por el club.

A tenor de lo investigado, el magistrado considera que el coste del astro brasileño habría ascendido "cuanto menos" a 83.3 millones de euros por diversas circunstancias.

Para ocultar este coste, Rosell habría decidido fragmentar el pago en varias partidas por medio de diferentes contratos con el Santos, equipo de procedencia de Neymar, y con el propio Neymar, "que tenían una misma causa, el fichaje de Neymar y un único fin, abonar a su club de procedencia y al jugador el precio del fichaje".

En esta operación, el Barcelona habría defraudado al fisco "en los ejercicios 2011, 2013 y 2014" un total de 12.7 millones de euros de cantidades.

La fiscalía había pedido dos años y tres meses de cárcel para Bartomeu, y siete años y seis meses para Rosell, mientras que ha solicitado una multa de 22.2 millones de euros (24.1 millones de dólares) para el club.