Una pelea en Twiter con un aficionado y otros mensajes contra el club y Cataluña motivaron que el club azulgrana le rescindiera el contrato a un joven futbolista. Apenas unas horas después de haber sido contratado por el Barcelona B, Sergi Guardiola fue dejado al margen del plantel.

Hace más de dos años, el 28 de noviembre de 2013, en su cuenta en Twitter @sergiguardiola7, el futbolista le respondió a un aficionado que le provocó y lo hizo con frases que el club culé consideró ofensivas para sus aficionados y para Cataluña.

Twitter

Foto:

Tan solo unas horas después de haberlo presentado en forma oficial junto con otros dos jugadores, el club emitió un comunicado para anunciar la desvinculación del jugador por considerar sus tuits como "ofensivos contra el barcelonismo y contra Cataluña".

Guardiola borró los escritos y luego protegió su cuenta, pero a través de las redes sociales los "pantallazos" o capturas de imagen de estos circularon con insistencia.