El Athletic de Bilbao se convirtió en el segundo finalista de la Copa del Rey luego de haberse impuesto en el estadio de Cornellá con los goles de Aritz Aduritz y Xabier Etxeita en el partido de vuelta de la llave contra el Espanyol.

El equipo vasco se clasificó con un global de 3-1 y se medirá en la disputa del cetro contra el Barcelona que también el miércoles consiguió su pase después de haber vencido 3-1 al Villarreal (global 6-2).

El Athletic y el Barça se medirán por octava ocasión desde 1920 en una serie que el cuadro azulgrana aventaja con cuatro triunfos.

* Con información de agencias