Faltaban pocas horas para que se realizara el encuentro entre el Olimpia y el Real España para definir al segundo finalista del Torneo Clausura hondureño cuando se produjo el incidente.

Y es que al menos dos personas murieron este domingo y otras ocho resultaron heridas de bala, después de un ataque a seguidores del Olimpia, quienes se dirigían a ver el partido en Tegucigalpa.

Según versiones de testigos, los seguidores del Olimpia fueron atacados por hombres que vestían la camiseta del Motagua, equipo vecino y eterno rival de los olimpistas.

"Decenas de seguidores del Olimpia, caminaban por una calle cuando fueron atacados por hombres armados que se transportaban en un vehículo y dos motocicletas", según versiones de testigos brindadas por medios locales.

Según el vocero del hospital Escuela Universitaria de Tegucigalpa en donde murió una de las víctimas, ese centro asistencial atiende a ocho de los heridos, cuatro de ellos, menores de edad.

Y es que el amor a un equipo de futbol se ha convertido en una situación de alto riesgo, no solo en Honduras, en donde el 12 de abril dos aficionados murieron y otro resultó herido luego de dos enfrentamientos entre seguidores del Motagua y Olimpia, otros países también han visto empañado este deporte a causa de la violencia.

Guatemala sufrió el año pasado el primero de estos casos cuando minutos antes de un juego entre Municipal y Comunicaciones, aficionados rojos habrían dado muerte a un seguidor crema, caso por el que las autoridades del futbol en este país, decidieron no realizar más clásicos con las dos aficiones presentes.