El argentino Andrés Romero, al minuto 8, y el estadounidense Jack McInerney, al 88, anotaron los goles del Montreal Impact. El argentino Darío Benedetto, al 49, 65 y 80, y el mexicano Oribe Peralta, al 64, marcaron por el América.

Las 'Águilas' se transformaron en el descanso de un equipo sometido a uno dominador y terminaron ganando la serie con marcador global de 5-3. De esta manera extendieron a 10 años consecutivos el dominio de los clubes mexicanos en la Concacaf.

El equipo mexicano no solo enfrentó a su rival canadiense. Las 'Águilas' también tuvieron que sobrellevar el enardecido apoyo de las más de 65.000 personas que abarrotaron el estadio.

El Impact salió con una evidente ambición de ganar el partido desde temprano y sometió al América en los primeros minutos.

En la jugada del 1-0, el equipo local movió la pelota a placer y sus argentinos Ignacio Piatti y Andrés Romero desquiciaron a la defensa americanista.

Piatti apareció en los últimos metros del campo por el costado derecho, se clavó hacia el centro con el balón dominado dejando sembrados a tres zagueros, y habilitó a Romero.

A su vez, Romero también burló a los rivales que le salieron al paso, primero el argentino Rubens Sambueza y luego el paraguayo Pablo Aguilar. Habiendo despejado el panorama, el pampero firmó el gol.

En una ligera reacción, América se paró en el área chica del Impact. Al minuto 13, tuvo el empate a un par de metros, pero Benedetto estrelló su remate en el travesaño.

Diez minutos después, Piatti le perdonó a las 'Águilas' el segundo gol. El argentino falló en un mano a mano ante el portero Moisés Muñoz.

A esas alturas del partido, igual que en la ida, los americanistas quedaron expuestos al contragolpe. Se les veía endebles en cada descolgada del Impact, y para protegerse en varias ocasiones detuvieron a los atacantes con juego brusco.

Los jugadores de casa también pegaron. El árbitro sacó algunas tarjetas amarillas, pero no las suficientes y el juego por poco se le salió de las manos en un conato de bronca.

América terminó el primer tiempo sin haber articulado juego ofensivo y con algunos hombres desapercibidos como el colombiano Darwin Quintero.

Kristian Nicht, el portero alemán del Impact, apareció por primera vez hasta el inicio del segundo tiempo cuando atenazó un remate de cabeza mal conectado por Benedetto.

El argentino lavó sus dos fallas con el 1-1, rubricado con una tijera relampagueante. El remate fue a quemarropa y la reacción de Nicht resultó insuficiente.

Tras el empate, América vivió su mejor momento y aunque Sambueza perdonó la voltereta ante un achique de Nicht, ejerció el dominio.

Las 'Águilas' encajonaron al Impact y empezaron a meter pelotas al área y a desbordar. Así, en un lapso de un minuto aseguraron el título.

El 2-1 llegó en una jugada de tres toques. Sambueza mandó centro a segundo palo, Quintero cabeceó al poste contrario y ahí apareció Peralta para definir con un testarazo.

En la siguiente ofensiva del equipo mexicano, el paraguayo Miguel Samudio se escapó por izquierda, mandó servicio al área chica y Benedetto decretó el 3-1.

Benedetto redondeó su actuación con un triplete. El argentino hizo el 4-1 con un fulminante disparo a la horquilla izquierda.

El Impact dejó el marcador más decoroso con una jugada elaborada por Piatti y resuelta por McInerney en la agonía del partido.

Así, el América logró el sexto título de Concacaf de su historia (1977, 1987, 1990, 1992, 2005-2006 y 2014-2015) y ahora jugará el Mundial de Clubes de la FIFA por segunda vez. La ocasión anterior fue en 2006.