La leyenda del futbol argentino volvió a ponerse en el ojo de la opinión pública, esta vez porque lo echaron del hotel donde permanecía después de haberse realizado un bypass gástrico en la ciudad de Maracaibo, Venezuela.

Maradona fue expulsado del lugar por "mal comportamiento", pues estuvo bailando cumbia junto con su novia, a la orilla de la piscina del hotel, y llevaba consigo dos parlantes.