Rafael Nadal volvió a caer.

El tenista español, uno de los mejores del mundo en los últimos años fue derrotado en la segunda ronda de Wimbledon, el Grand Slam más prestigioso del circuito, y lo más sorprendente fue su verdugo, un jugador “desconocido” y número 102 del ranking: Dustin Brown.

Con su look desenfadado y unas largas rastas, Brown llamó la atención de los presentes en el All England Club de Londres por su potencia en saques y disparos y la forma en que le plantó cara al muy favorito Nadal.

Pero Brown, a quien apodan “Dreddy”, no es ningún nuevo en el tenis. El jugador de 30 años comenzó en este deporte desde los 11, lejos del lugar donde nació.

Brown llegó al mundo el 8 de diciembre de 1984 en Alemania. Su padre era jamaiquino y su madre, alemana. A los 11 años se mudó a Jamaica donde comenzó a jugar tenis.

Pero en 2010, con 20 años y ante la falta de financiamiento de la Asociación de Tenis de Jamaica, Brown anunció que estaba pensando en representar a Inglaterra, debido a la nacionalidad de sus abuelos, pero al final escogió jugar por Alemania, país de su madre.

A lo largo de su carrera ha ganado 6 torneos ATP Challenger Series y ha participado en los cuatro Grand Slam de la temporada y hasta el momento, su mejor actuación es la tercera ronda que alcanzó en 2011 en Roland Garros, logro que igualó con la eliminación a Nadal en Wimbledon.

Su mejor posición en el ranking ATP la alcanzó en junio de 2014 (78º).