El jugador de Guastatoya, Dixon Flores, quien arrojó resultados analíticos adversos en el examen al que fue sometido en las finales del Torneo Apertura 2015, ha quedado habilitado para jugar, ya que los índices de clembuterol que le fueron encontrados en su cuerpo son mínimos. Es una contaminación alimenticia. 

Flores llegó a las instalaciones de la Fedefut, para su audiencia, acompañado de los dirigentes del cuadro oriental.

Al término de la reunión que sostuvo con miembros de la Comité de Regulazión y Cuerpo Médico de la Federación Nacional de Fútbol, Flores indicó que los resultados encontraron en los análisis son bajos, por lo que no tendrá inconveniente en jugar con su equipo.

"Fueron mínimo los niveles que se encontraron. La sustancia llegó a mi cuerpo por haber comido carne, por lo que los médicos me indicaron que no me suspenderán", aseguró el jugador.

"De momento habrá que esperar que ratifiquen esto, todo marcha bien, solamente fue una contaminación", mencionó.

Por su parte, los jugadores de Antigua GFC, aún se en la audiencia.