La detención de siete altos directivos de la FIFA en Suiza por presunta corrupción no pasó desapercibida en el mundo del fútbol.

Luego de que las autoridades del país europeo privaran de su libertad a funcionarios entre los que destacan Eugenio Figueredo, vicepresidente de la Conmebol y FIFA; y Jeffrey Webb, presidente de la Concacaf y también vicepresidente de FIFA, directivos de diferentes partes del mundo reaccionaron al llamado "Escándalo de la FIFA". 

El Príncipe Ali Bin Al Hussein, contrincante de Joseph Blatter para la presidencia de la FIFA, aseguró que es tiempo de cambiar el liderazgo del órgano rector del balompié. "Es un día triste para el fútbol", dijo en un comunicado. 

John Delaney, director ejecutivo de la Asociación de Fútbol de Irlanda, fue duro en sus comentarios. "Parece sacado de una película de mafiosos. Nada me sorprende en la FIFA, eso es lo más triste", indicó en una entrevista con RTE Radio One.

En tanto, Gary Lineker, exfutbolista inglés y ahora presentador de la BBC, pidió en las redes sociales la renuncia de Blatter.