La afición mexicana no se la piensa cuando de apoyar a su selección se trata, y en las buenas y en las malas su fidelidad es digna de admiración. Este viernes, llegaron como acostumbran, con sus camisetas bien puestas.

Algunos se obsesionan por pintarse los rostros, lucir sus sombreros charros, otros se disfrazan de enmarscarados y los que nunca olvidan la frase: "No contaban con mi astucia".

Y así decidieron apoyar los mexicanos al "Trii", que se juega su clasificación a la siguiente ronda de la Copa América, frente al aguerrido Ecuador.