El conseguir un campeonato de la Fórmula 1 puede ser un buen pretexto para tener el festejo de la vida, pero no lo pensó así Lewis Hamilton, quien el domingo se proclamó vencedor del máximo circuito automovilístico.

Hamilton decidió no tomar alcohol aunque sí pasar el tiempo con su novia, la cantante Nicole Schezinger. Según comentó el británico al rotativo Bild, "no he celebrado durante tanto tiempo, pero todavía tengo toda una vida", mientras que su decisión de no ingerir bebidas embriagantes se debido a que "esta mañana quería despertar fresco".

Quien si quiso ambientarse durante la velada fue su compañero de escudería, el alemán Nico Rosberg, a quien se le vio bailando y disfrutando por haber conseguido el segundo puesto. El Príncipe Harry de Inglaterra fue uno de los invitados especiales a la celebración. Según Bild, estuvo durante cuatro horas.

En la galería de fotos pueden conocer a Nicole Schezinger, la hermosa novia de Lewis Hamilton.