En declaraciones publicadas por The Denver Post, el futbolista guatemalteco, Marco Pappa, habló sobre el confuso incidente en el que fue apuñalado en diciembre del año pasado, situación que amenazó su carrera deportiva y su vida.

Pappa, quien recientemente firmó un contrato para jugar con el Colorado Rapids de la MLS, afirmó que el incidente lo hizo "más fuerte".

"Solo quiero darle vuelta a la página. Esto me ha hecho más fuerte que nunca (...) Soy realmente afortunado; tengo una segunda oportunidad y puedo seguir practicando el deporte que amo", dijo.

El futbolista de 28 años todavía tiene que normalizar sus entrenamientos con el Colorado Rapids, aunque dijo que estará listo para debutar con su nuevo equipo el próximo 6 de marzo.

El pasado 17 de diciembre, Pappa tuvo que ser operado de emergencia tras sufrir una herida de dos pulgadas en el abdomen. Junto al futbolista se encontraba Stormy Keffeler, Miss Washington USA y novia de Pappa, quien ha sido señalada como la responsable de apuñalar al jugador.

Sobre esto, Pappa dijo que "las redes sociales son un poco duras a veces". "Somos seres humanos, cometemos errores, pero al final del día se trata de cómo respondes a las situaciones que ocurren".

El futbolista de la selección guatemalteca admitió que había bebido cuando ocurrió el incidente. En julio del año pasado, fue arrestado por conducir bajo los efectos del alcohol, por lo que fue suspendido temporalmente de la MLS.

Por su parte, el director técnico del Colorado Rapids, Pablo Mastroeni, dijo que no estaba preocupado por el caso. "Todos tenemos 'esqueletos en el closet'. Todos tenemos una historia y un pasado", dijo. "Es genial con el equipo (...) Es un nuevo reto para él, pero creo que ya se siente cómodo aquí", agregó.