Las cosas han cambiado para David Beckham. Después de ser un crack de las canchas que viajaba por todo el mundo y acaparaba los reflectores, ahora se ha convertido en taxista.

Así lo confesó el exfutbolista del Manchester United, Real Madrid y Galaxy de Los Ángeles en el programa de Jimmy Kennel. "Siendo honesto ahora me dedico a ser taxista. Soy el conductor de mis hijos; los llevó a las siete a la escuela, a cuatro colegios diferentes, y lo hago en un récord de una hora y 15 minutos", indicó Becks. "Pero ahí no termino, luego los recojó, los llevó al fútbol y después voy por ellos para llevarlos a casa", confesó.

Pero esas actividades no son molestas para el exseleccionado inglés, pues adora convivir con su familia. "Jugué por 22 años, un tiempo en el que no estuve con la familita, ahora es un placer ser su taxista particular", aseguró.

Beckham broméo sobre su estado de forma a los 39 años. "Mi hijo me dice que me quiere, pero que no le gusta que esté regordete", concluyó.