El defensa brasileño del Barcelona Dani Alves, suspendido en la ida de los cuartos de final de la Champions ante el París Saint-Germain que se disputa el miércoles, sufre "un esguince en el tobillo derecho", anunció este lunes el club catalán.

"El lateral brasileño, sancionado por acumulación de tarjetas, se queda en Barcelona recuperándose de un esguince de grado uno en el tobillo derecho", anunció el club en un comunicado. 

El resto de jugadores sí estarán disponibles para Luis Enrique, a excepción del belga Thomas Vermaelen, que regresó recientemente a los entrenamientos después de superar una lesión en el muslo que le ha impedido debutar con el Barcelona, al que llegó este año.

En un principio el Barcelona había publicado un comunicado en el que se informaba que el central belga viajaría con el equipo, pero minutos después rectificó y anunció que se quedaría en España para entrenarse.