El Cruz Azul se clasificó en la prórroga para las semifinales del Mundial de Clubes de Marruecos, superando 3-1 al Sydney Wanderers tras un durísimo partido bajo la lluvia, este sábado en Rabat, en el que los mexicanos consiguieron forzar el tiempo extra ya en el 89.

Fue con un penal transformado por Gerardo Torrado, que equilibraba después de que los australianos se adelantaran en el 65 por medio del italiano Iacopo La Rocco. El equipo mexicano se puso por delante ya en el 108 por medio del argentino Mariano Pavone y en el 118 Torrado sentenció definitivamente, de nuevo de penal.

Los Wanderers, que acabaron el partido con nueve jugadores por las segundas amarillas a Matthew Spiranovic (12) y Nikolai Topor-Stanley (103), rozaron la hazaña, pero terminaron naufragando bajo la fuerte lluvia caída en la capital marroquí, que dejó el terreno encharcado y con muchos problemas para la circulación del balón.

El estreno del Cruz Azul en un Mundial de Clubes fue, pese al sufrimiento, positivo y la 'Máquina' aspira ahora a la hazaña de tumbar al gigante español, con lo que conseguiría el mayor logro de un equipo mexicano en el torneo, ya que hasta ahora ninguno consiguió acceder al último partido.

El equipo continuará concentrado en Rabat, escenario de la semifinal del martes, y el miércoles se desplazará a Marrakech, para jugar la final o el partido por el tercer puesto.