Cristiano Ronaldo dijo que no volvería a hablar con la prensa hasta el final de la temporada y lo está cumpliendo. El portugués desairó nuevamente a los medios de comunicación que intentaron tener sus declaraciones a la salida del entrenamiento del Real Madrid.

Esta mañana, Cristiano abandonó en su automóvil la ciudad deportiva de Valdebebas, pero detuvo su vehículo algunos momentos para repartir autógrafos y fotos entre sus fans.

Entonces, varios medios de comunicación se acercaron al portugués para obtener sus declaraciones acerca del empate del cuadro merengue ante el Valencia, y los polémicos gestos de Iker Casillas.

El futbolista se negó a responder los cuestionamientos de los medios y con una mano se “cosió los labios” para no decir ninguna palabra en imágenes que fueron captadas por el canal de televisión español "Cuatro".