Cristiano Ronaldo no necesitó jugar gran parte de la final de la Eurocopa de Francia 2016 para que Portugal ganará el primer torneo internacional de su historia.

"CR7" se retiró al minuto 25, luego de que no tolerara el dolor en la rodilla izquierda que le provocó una fuerte entrada del galo Dimitri Payet.

Con lágrimas brotando y una cara desencajada, el “Comandante” dejaba su lugar a Ricardo Quaresma. Parecía que Portugal se volvería a ir con las manos vacías, pero un gol en el segundo tiempo extra de Éder convirtió a los lusos en los nuevos monarcas del Viejo Continente.

Cristiano jugó un gran papel desde el área técnica. El crack del Real Madrid mostró el liderazgo que juega en el combinado lusitano, al convertirse en un técnico más que auxiliaba al entrenador Fernando Manuel Costas Santos.

Cristiano daba indicaciones, gritaba, saltaba y paseaba de un lado a otro. Cuando el árbitro pitó el final del segundo tiempo extra se fundió en una gran abrazo con el DT Costas Santos y después con el resto de sus compañeros.

Fue entonces que llegó la hora de dirigir los festejos. Primero en el Stade de France y después en Lisboa, donde los miembros del conjunto nacional fueron recibidos como héroes.

A pesar de la felicidad desbordada, Cristiano no perdió la oportunidad de filmar un video de las celebraciones con su propio celular que después compartió con los millones de seguidores que tiene en las redes sociales.

"Esta victoria y trofeo es de todos ustedes. Todos los que están aquí en Portugal, de todos los inmigrantes. Estos jugadores, el entrenador y el staff se lo merecen. Entramos a la historia de Portugal y somos los primeros en ganar una competición para nuestro país. Pero ustedes lo merecen por respetarnos de principio a fin y creer en nosotros", dijo Cristiano Ronaldo mientras era ovacionado por los miles de hinchas que repletaron las calles de Lisboa. Una merecida celebración de los heroes de la Eurocopa.