Después de conseguir su tercer Pichichi de la Liga de España, Cristiano Ronaldo se dio tiempo para relajarse en el Gran Premio de Mónaco, de la Fórmula 1. 

Como sucede cada año en el GP que se lleva a cabo en el Principado. Al evento asisten personalidades deportivas y del espectáculo, y en esta ocasión "CR7" fue uno de los invitados. 

El portugués atendió a un evento publicitario de TAG Heuer, uno de sus patrocinadores, y después pasó tiempo con los pilotos Fernando Alonso y Jenson Button y la modelo Cara Delevingne.

Al término de su compromiso publicitario, el máximo goleador de la llamada "Liga de las Estrellas" presenció la prueba en uno de los autos de la primera línea del circuito y vio como Nico Rosberg fue el primero en cruzar la meta.