El ambiente de la final de la Copa América no estaba tranquilo. Los hinchas chilenos y argentinos vivieron un partido aparte en el Estadio Nacional y el ánimo ya estaba caldeado desde la previa, lo que quedó demostrado cuando los hinchas de la "Roja" silbaron durante el himno de los trasandinos.

Sin embargo, habría otro momento vergonzoso protagonizado por los fanáticos chilenos. Cuando se jugaba el primer tiempo, Marcelo Díaz le cometió una falta a Lionel Messi y la familia reclamó en la tribuna donde veía el partido.

Según informó el diario argentino Clarín, los seguidores chilenos se percataron de la presencia de los Messi y empezaron a insultarlos, lo que luego se transformó en empujones y un golpe a Rodrigo, hermano mayor de Lionel.

Luego de la agresión que tiró al piso al hermano del jugador argentino, la organización y el embajador argentino en Chile tuvieron que intervenir para calmar los ánimos y sacaron a Jorge, Matías y Rodrigo Messi de la tribuna donde veían el encuentro para llevarlos a la cabina de transmisión de la Televisión Pública.