Brasil ha tenido más de un problema en la previa de la Copa América Centenario. Además de la imposibilidad de contar con Neymar, quien sólo fue autorizado por Barcelona para jugar los Juegos Olímpicos, Dunga se ha visto en la obligación de llamar jugadores de emergencia por las lesiones que han sufrido ya en tierras norteamericanas. 

Ecuador, por su parte, llega al torneo aniversario de la Copa América con la obligación de revalidar lo que está haciendo en las Clasificatorias rumbo a Rusia 2018, donde marchan primeros y han lucido un gran fútbol. Por eso, quieren sorprender a un aproblemado Scratch y así comenzar con el pie derecho su camino hacia un inédito título.

El encuentro en el imponente Rose Bowl Stadium, el mismo que albergara la final del Mundial de 1994, será entre dos selecciones sudamericanas que se encuentran en momentos al que no están acostumbrados en su historia. Mientras Brasil es quien está complicado, los ecuatorianos disfrutan su buen momento.

Sólo queda ver si los dirigidos de Dunga pueden imponer la historia sobre el momento actual y así empezar a olvidar los fracasos del Mundial donde fueron locales y la Copa América 2015 jugada en Chile.