Los competidores del Rally Dakar ocupan toda su concentración apenas se suben a la moto. Es que un pequeño error o desconcentración los puede dejar fuera de competencia o provocarles un grave accidente. Por eso, se preparan durante todo el año para la carrera de sus vidas y así no poner en riesgo su vida en las trece etapas del rally más extremo del mundo.

Pero hay un momento arriba de la moto que no tienen que ocupar toda su concentración y es en los largos enlaces que unen los campamentos con el inicio de las especiales cronometradas. Por ejemplo, desde Buenos Aires a Villa Carlos Paz tuvieron que recorrer más de 600 kilómetros arriba de la moto sin estar en competencia y a una velocidad delimitada por la organización.

En esos largos momentos, que pueden durar horas y horas, el principal compañero de los pilotos de motos y cuadriciclos es la música. Acompañados por sus iPod o celulares, los competidores pasan el aburrimiento de ir arriba de la moto sin la adrenalina de la competencia.

Es así como las cartas chilenas se entretienen en los minutos que están solos arriba de su moto y pensando en la dura competencia que se les vendrá más adelante. Por ejemplo, Daniel Gouet asegura que en su iPod tiene cargado cerca de 30 horas de techno, entre los que destacan artistas como Richie Hawtin, Solomun, Maceo Plex o djs chilenos como Butano o Allendes.

Uno que también se entretiene con música en los largos enlaces que deben sortear es el actual campeón de cuadriciclos, Ignacio Casale. El "Perro" tiene un gusto completamente diferente al del piloto chileno y tiene cargado en su cuenta de Spotify cerca de horas de música con artistas como Whiz Khalifa, Busta Rhytms, Snoop Dog, 50 cent o Rick Ross, además de grupos de rock como Metallica, AC/DC y Deep Purple.

“Son  horas de aburrimiento y la música es muy importante. Yo amo la música, me prende y abre mucho la mente. Después de tanto tiempo en el desierto te aprendes las canciones y las vas cantando (ríe)”, dice Casale.

Es que la música parece ser un factor muy importante para los pilotos y así también lo reconoció Pablo Quintanilla, uno de los candidatos a ser el sucesor de Chaleco López. “Escucho música y de todo un poco para no aburrirte. A ratos escucho o después me sacó los audífonos, para tratar de hacer más agradable los enlaces, sobre todo en la mañana que vas con mucho sueño. Todo el rato tienes que ir con música prendida y si pones algo relajado, como que te quedas dormido”, señala el joven piloto.

“La música te ayuda y despeja la cabeza. Vienes con el cansancio, el estrés de haber estado corriendo todo el día, la presión y el ir concentrado te agota mucho, por lo que la música te relaja. Después de unos días te aburres de escuchar toda la música el mismo rato (ríe)”, agrega.

Claramente los pilotos deben encontrar una forma para relajarse de los extenuantes enlaces y también de los largos días de carrera, por lo que la música parece ser la forma perfecta de lograrlo.

Pero no todos optan por esta alternativa y ese es el caso de Víctor Gallegos, quien escuchó música sólo una vez y la experiencia no fue la mejor. “Venía con las canciones muy fuerte y cuando pasé a la primera bencinera me saqué los audífonos, pero tenía un pito muy fuerte en el oído. Aunque se me hace más largo y aburrido, ahora ocupo solamente tapones para el ruido”, concluye el Patagón.