La adquisición del 20% del Atlético de Madrid (por unos 45 millones de euros) por parte de Wang Jianlin es la última inversión de este multimillonario chino, gran aficionado al futbol y con negocios diversos en todo el mundo.

La empresa de Wang, Dalian Wanda Group, ya adquirió recientemente la cadena de cines norteamericana AMC y el constructor naval británico Sunseeker, además del Edificio España, un emblemático rascacielos de Madrid por el que pagó al Banco de Santander 265 millones de euros.

Wang Jianlin, que figura en el puesto 42 de la lista Forbes de los hombres más ricos del mundo (con unos 18.000 millones de euros), cimentó su fortuna en el sector inmobiliario, pero en un país con una economía estatalizada como China, el empresario se vio obligado a diversificar, centrándose en negocios relacionados con la cultura y el turismo.

Así, en los últimos años ha invertido en cine, parques temáticos, prensa y en arte.

La adquisición del 20% del Atlético de Madrid por 45 millones de euros suponen la mayor inversión china en un club europeo de futbol, algo que no debe extrañar si se tiene en cuenta que Wang es un gran aficionado al deporte y especialmente al futbol.

Dalian Wanda Group aumentó su visibilidad en China cuando el magnate, de 60 años y que controla el 98% de las acciones de la empresa (el 2% restante pertenece a su único hijo Wang Sicong), compró en 1994 el Dalian Footbal Club, un club que tomó el nombre de la empresa y que se convirtió en el más fuerte del país.

Sin embargo, Wang vendió el club en 2000, cansado de la corrupción que reinaba entonces en el futbol chino.

Wang es el hijo mayor de un capitán del ejército comunista chino durante la guerra civil y la Segunda Guerra Mundial y él mismo es un veterano del Ejército de Liberación Popular.