El exquisito y famoso "Suquet de Peix", preparado con camarones, pescados y almejas fue ofrecido a las directivas del Barcelona y el Real Madrid en el restaurante "La Venta", lugar donde los dirigentes se encontraron para celebrar el clásico.

Pero el festejo se percibió algo "tenso", según una publicación del diario "Sport", debido al caso Neymar, las denuncias ante la Audiencia Nacional y la celebración de la final de la Copa del Rey, lo que ha deteriorado las relaciones entre ambos clubes.

Del lado del Madrid el gran ausente fue Emilio Butragueño, mientras que José María Bartomeu, presidente del Barça si estuvo presente, junto con seis directivos más.

Además del "Suquet de Peix", el menú incluía habas y guisantes con jamón, y de postre crema catalana.