Claudio Bravo se encuentra en un año de plenitud futbolística. En el Clásico de la Liga de España disputado entre Barcelona y Real Madrid, tuvo una destacada actuación bajo los palos del conjunto catalán.

El capitán de la Selección de Chile evitó tres tantos que los aficionados blancos veían en el fondo del arco. Los reflejos del exportero de la Real Sociedad actuaron frente a disparos envenenados del ariete francés Karim Benzema.

Aunque Bravo ha tenido una gran temporada en el marco culé y su conjunto se encuentra a cuatro puntos por encima del Real Madrid en la cima de España, el guardameta aún no se ve campeón.

El resultado es bueno para nosotros pero de ninguna manera sentencia la Liga. Queda mucha competición por lo que debemos seguir de la misma manera. Seguir trabajando para cada partido como lo estamos haciendo y continuar como lo hemos hecho estas últimas semanas con la tensión máxima que nos llevara a conseguir nuestros objetivos”, aseguró el portero de 31 años.

Sobre la posibilidad de que gane el Trofeo Zamora, al mejor arquero de la temporada también se expresó con cautela. “También hay que esperar el final de la Liga, esto todavía no acaba, falta mucho. Estoy haciendo bien mi trabajo, he ayudado en los momentos que me ha tocado intervenir, son momentos felices y más cuando el equipo logra ganar”, concluyó.

El meta de Viluco tiene unos números con el FC Barcelona realmente espectaculares. Ha jugado de titular todos los encuentros del torneo doméstico, participó en dos mil 520 minutos, en los cuales le han disparado 216 tiros con 55 atajadas. Tan solo le han encajado 17 goles, colocándose como el arquero número uno en el ranking de la Liga de España.