El Banik Ostrava de la República Checa la está pasando muy mal. En cinco fechas de la Primera División de su país, sólo han sumado un punto y son el último lugar de la clasificación. Además, un equipo de cuarta división los eliminó de la Copa.

Esto último fue lo que desató la furia del DT del club, Radomir Korytar, quien decidió darle una lección muy original a sus futbolistas, debido a los malos resultados. El entrenador obligó a los jugadores a hacer trabajos de jardinería para que sepan “lo que les espera si no hacen su deber”.

Por ello, durante toda esta semana, los futbolistas se tuvieron que presentar a las 6:45 de la mañana vestidos con ropa de jardinería para mantener en perfectas condiciones las canchas donde entrenan.

Esta medida fue apoyada por la directiva del equipo checo mediante un comunicado en el que decían que “el endurecimiento del programa de trabajo tiene como objetivo consolidar el espíritu de equipo y movilizar todas las fuerzas para poder remontar”.

Los futbolistas tienen opiniones divididas al respecto. Mientras unos lo toman con humor, otros más se quejan, como el brasileño Carlos de Azevedo, quien inmediatamente indicó que tenía dolores en el brazo.

Pero el castigo no será eterno y este viernes será el último día que los jugadores serán “jardineros”. Claro, si los buenos resultados no llegan, pronto volverán a estar cortando el césped de sus canchas de entrenamiento.