Desde que Brock Lesnar regresó a la WWE ha causado impacto con su presencia. A base de su temible fuerza venció a las mejores superestrellas del entretenimiento deportivo hasta hacerse con el Campeonato de Peso Pesado de la empresa estadounidense.

Después de terminar con la racha invicta del Undertaker en Wrestlemania XXX, retó a John Cena y se apoderó del título máximo de la WWE en el evento de Summerslam, del 17 de agosto del año pasado.

Pero algo sucede con el monarca de la empresa de Estados Unidos que desde entonces pelea muy poco en los cuadriláteros, incluso se deja ver con escasa frecuencia solo para hablar o golpear a algun luchador, pero sin mantener un combate formal.

Después de su victoria en el Pago por Ver le dio la revancha a Cena en Night en Champions, donde ganó por descalificación, luego de que Seth Rollins agrediera al rapero.

Y desde aquel 21 de septiembre, Lesnar no ha defendido el título máximo de la WWE. Será hasta el próximo Royal Rumble del 25 de enero, cuando el ex peleador de la UFC defienda de nueva cuenta su cinturón ante John Cena.