Zinedine Zidane, entrenador del equipo filial del Real Madrid aseguró este domingo que no tiene prisa por entrenar al mítico club blanco, al día siguiente de la derrota humillante ante el Barcelona (4-0) que deja en delicada situación al técnico Rafael Benítez.

"Yo soy entrenador del Castilla y Benítez es el del primer equipo. Las cosas están bien hechas de momento. Si me quedé en el club es para entrenar al Castilla. El año pasado, al final de la temporada, tenía la sensación de que todavía me falta algo para llegar al primer equipo", añadió en conferencia de prensa.

Rafa Benítez no supo plantarle cara al Barcelona.

Preguntado qué le falta para entrenar al Real Madrid, el legendario exjugador francés respondió: "Me falta mucho, un entrenador nunca está preparado. Estoy haciendo las cosas poco a poco y no tengo prisa....Lo importante es estar feliz día a día con lo que hago, mi presente es el Castilla".

Parte de las prensa española ha especulado desde el sábado por la noche que Zidane podría relevar a Benítez en el banquillo blanco.  El antiguo ídolo del Real Madrid (2001-2006) conserva un gran prestigio y cariño en el seno de la afición. Tuvo su período de aprendizaje como segundo de Ancelotti (2013-2014) y, desde hace un año, dirige al Real Madrid Castilla, que marcha en los primeros puestos de su grupo en la Segunda B española (3ª división).