La hermosa guardameta de la Selección de Estados Unidos se lo pasa muy mal en su carrera futbolística, porque después de que causó revuelo por unas fotos robadas donde aparecía desnuda, que circularon en las redes sociales y que su esposo fue arrestado, ahora fue suspendida por su seleccionador.

El martes, el esposo de Hope, el exjugador de futbol americano Jerramy Stevens, fue privado de libertad en California, por conducir bajo la influencia del alcohol, pero esta vez es la propia Hope quien se puso en el "ojo del huracán".

Según informa "Los Ángeles Times", Hope ha sido suspendida 30 días por su federación debido a un incidente durante la concentración del equipo que se prepara para el Mundial.

"Durante la concentración del equipo nacional, Hope tomó una mala decisión que ha derivado en un impacto negativo en sus compañeras y el futbol femenino estadounidense. Creemos que en este momento lo mejor para ella es apartarse del equipo", declaró el seleccionador Jill Ellis, en un comunicado que publicó la federación de Estados Unidos.