El Bayern de Múnich dio un paso muy importante hacia un nuevo título en la Bundesliga alemana, tras ganar 3-1 este sábado en Hanóver en la 24ª jornada, con lo que se escapa todavía más como líder, gracias a la derrota del segundo, el Wolfsburgo, en el campo del Augsburgo (1-0).

La ventaja del Bayern sobre su más directo perseguidor pasa así de 8 a 11 puntos, lo que parece una distancia difícilmente superable cuando el campeonato entra en su recta final, a falta de diez jornadas.

El Hanóver (11º) dio un susto de entrada, adelantándose por medio del japonés Hiroshi Kiyotake en el minuto 26, pero la alegría local duró poco y el Bayern igualó poco después, en el 28, con un tanto de falta directa del español Xabi Alonso.

En la segunda parte, un 'doblete' de Thomas Müller permitió la victoria del equipo de Josep Guardiola.

Primero en el 61 transformando un penal y luego en el 72, rematando de cabeza un centro perfecto del francés Franck Ribery.

El Bayern no logró una goleada como en sus anteriores partidos ligueros (8-0 al Hamburgo, 6-0 al Paderborn y 4-1 al Colonia), pero el revés sufrido por el Wolfsburgo le deja ya camino directo de revalidar su corona nacional.

Una quinta victoria consecutiva para el Bayern, que afrontará con la moral reforzada el importante compromiso de la nueva semana, en la que recibirá al Shakhtar Donetsk en la vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, tras el 0-0 de la ida en Ucrania.

"El Hanóver se defendió muy bien y nos lo puso difícil. Ahora nos tomaremos un descanso el domingo y el lunes pensaremos ya en la Champions League y el Donetsk", declaró Guardiola.

Por su parte, el Wolfsburgo, que en las últimas semanas había demostrado una cierta regularidad para seguir el ritmo victorioso del Bayern, tropezó y cedió tres puntos más ante el gran favorito, al perder 1-0 en el campo del sorprendente Augsburgo.