En un reparto de puntos terminó el encuentro entre Espanyol y Villarreal (1-1).

En las gradas aparecieron los jugadores de la Selección mexicana de waterpolo, que realizan una estancia en Barcelona de diez días, con miras a la preparación de los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Se realizaron los retratos de rigor para dejar constancia de su presencia en un partido en que los hermanos Dos Santos no pudieron enfrentar a su coterráneo Héctor Moreno, quien aún no participa en el equipo catalán, pero se espera lo haga durante este mes debido a que ya se entrena con la plantilla de forma normal.

El "submarino amarillo" plantó de entrada a Jonathan, dejando a "Gio" en el banco. El esfuerzo de participar en dos competiciones del equipo de Castellón se nota al reservar algunos jugadores por parte de su entrenador, como el caso del mayor de los hermanos Dos Santos. En los prolegómenos del encuentro, salió vestido de “paisano” Héctor Moreno para abrazar a su amigo Giovanni, quien le recibió con una gran muestra de alegría al verle en buen estado, gastándole algunas bromas simulando caminar como un cojo.

Jonathan está muy ilusionado con la vuelta al "Tri". Su actual entrenador, Marcelino, le utilizó frente al Espanyol en varias posiciones dentro del encuentro. Comenzó como atacante por la derecha. Con un centro de "Jona" desde esta posición, se inició el gol del Villarreal.

En la segunda mitad ocupó el centro del campo como medio de contención, para acabar los últimos minutos por la izquierda como enlace, en busca de romper el empate que se produjo en el minuto noventa. Giovani participo en los últimos 25 minutos (65' por Uche), realizó una jugada que llegó hasta las barbas del portero Casilla para dejarlo sentado al enviar un pase hacia atrás para que anotara su compañero Vietto, pero la defensa "periquita" sacó el balón de la raya. Sin embargo, el Espanyol fue a “quemar las naves” en busca del gol que consiguió por intermedio de su defensa Colotto y sellar el encuentro.

Los hermanos Dos Santos salieron raudos desde el vestuario por una puerta colateral quedándose en Barcelona para luego, desde la Ciudad Condal, salir en busca del llamado de la Selección mexicana que enfrentará esta semana a Holanda y Bielorrusia en Europa.