Así nació el desamor

El estudio también descubre que la primera gran polémica arbitral entre Real Madrid y Barcelona nació en el campeonato de España de 1915-1916, en un partido en el que el Barça abandonó el campo por considerar que el árbitro favoreció a los blancos.

En esa temporada de hace casi cien años, cuando todavía ni existía el torneo de la Liga (no comenzaría hasta 1928), Real Madrid y Barcelona disputaban el cuarto partido de desempate de la final del campeonato de España. "El Real Madrid ganaba por 4-2 y el Barça se quejaba de que lo estaba haciendo gracias al apoyo del árbitro, José Ángel Berraondo. Y en el último gol, el equipo catalán se marchó del terreno de juego porque consideraba que habían marcado en un claro fuera de juego de Aranguren", relata.

Casi 30 años más tarde, en la temporada 1942-43, se produjo el conocido como "escándalo de Chamartín" en unas semifinales de la Copa del Generalísimo.

El Barcelona se había impuesto por 3-0 en Les Corts en el partido de ida, y denunció que en la vuelta en Chamartín fue víctima de "una absoluta encerrona", incluso con la intervención de los poderes gubernamentales. El resultado fue histórico: 11-1 para el Real Madrid. "Contaban jugadores del Barcelona que al comienzo del partido se les acercaron autoridades gubernativas poco menos que amenazándoles con represalias si no se dejaban ganar", concluye el profesor de la Universidad Carlos III.

La Universidad Carlos III de Madrid está elaborando un estudio sobre la enconada rivalidad histórica entre Barcelona y Real Madrid; sin embargo, desvela que en algunas etapas colaboraron mutuamente, como cuando el club blanco ayudó al catalán para que pudiese culminar la construcción del Camp Nou.

El profesor de Historia Contemporánea de la casa de estudios, Eduardo González Calleja, quien dirige la investigación, explicó a Efe que, pese a todos los desencuentros, en los años 50 el Real Madrid colaboró muy estrechamente con el Barcelona, al concederle información muy detallada de tipo arquitectónico del Santiago Bernabéu para facilitar la construcción del Camp Nou.

"Hay documentación del archivo histórico del Real Madrid que atestigua esta buena relación y la voluntad de cooperación para ayudar al club rival a finalizar con éxito el proyecto de construcción de su nuevo estadio", descubre.

El docente sentencia que ambos clubes "estarán siempre condenados a entenderse por razones de tipo económico", ya que subraya que la rivalidad Madrid-Barça "da mucho dinero".

En cualquier caso, este enfrentamiento va mucho más allá de lo futbolístico, hasta el punto de que en varias ocasiones a lo largo de la historia se ha hecho necesaria la mediación de instancias políticas para poner paz, incluida la del mismísimo Francisco Franco.

"En el año 1968, Santiago Bernabéu hizo unas declaraciones en las que dijo que amaba Cataluña a pesar de los catalanes. Eso provocó un revuelo tan grande en el Gobierno de Franco que obligaron a Bernabéu a rectificar sus palabras", revela.

Diez años después, fue el presidente de la Generalitat, Josep Tarradellas, el que tuvo que mediar: "Por una serie de repetidos desencuentros entre los presidentes de Barça y Madrid, entonces José Luis Núñez y Luis de Carlos, Tarradellas convocó a ambos mandatarios al Palacio de la Generalitat para intentar quitar hierro a la rivalidad".

Una enemistad que nace en su origen como reflejo de la rivalidad en otros ámbitos: la ciudad industrial por excelencia, Barcelona, y la ciudad financiera, administrativa y de poder, Madrid.

"Ya desde el principio el perfil de los socios, de las juntas directivas, estaba muy marcado. En el Madrid prevalecían los comerciantes medianos y altos, funcionarios civiles y, sobre todo, militares. En el Barcelona eran industriales, más gente vinculada a la sociedad civil", argumenta a Efe González Calleja.