Cánticos de gratitud y esperanza se dejaron escuchar este jueves en los graderíos del estadio El Trébol, a donde asistieron aproximadamente 400 seguidores rojos para ver realizado el sueño por el que aclamaban desde hace tiempo, recibir al argentino Enzo Trossero como técnico de Municipal.

“El Vikingo” trajo a la memoria y al corazón de los aficionados el recuerdo y el orgullo del pentacampeonato que conquistó en 2006, y mientras los adultos gritaban “¡Vamos por el título Enzo!”, los niños que solo conocían de él la historia, lo veían con admiración.

La ilusión no es para menos porque Municipal no gana un título de Liga Nacional desde el Apertura 2011, por lo que Trossero puede convertirse en el “salvavidas” del equipo.

Antes de su presentación ante los seguidores munícipes, el argentino, que arribó la noche del miércoles a Guatemala, se puso la camiseta roja en una conferencia de prensa, en la que expresó: “Venimos como en 2004, solo puedo prometer trabajo y ganas, así que veremos como transcurre la primera parte del año, Dios primero sumemos triunfos para Municipal”.

Enzo, quien junto con su cuerpo técnico dirigió ayer su primer entrenamiento con el cuadro rojo, llegó acompañado de su hijo Maximiliano, quien lo asistirá en el equipo.

Los últimos logros de Trossero fueron en Arabia Saudita. Fue campeón de la Copa del Rey y de la Champions League de Asia, con el Al-Shabab, de la Primera División de Arabia Saudita, equipo por el que dejó a Municipal en 2007. En ese mismo país dirigió al Al-Ittihan con quien también ganó la Copa del Rey (2010).