El árbitro nacional Walter López debutó en su primer Mundial de Clubes este miércoles, en el juego que finalizó 0-0 entre el Auckland City y el Moghreb, y que debió resolverse desde los tiros penaltis que favorecieron por 4-3 al primero.

Con este resultado el Moghreb avanzó a los cuartos de final del Mundial que arrancó en Rabat, Marruecos, con un partido gris, que decidió uno de los posibles adversarios del San Lorenzo argentino en semifinales.

El equipo neozelandés se medirá ahora en cuartos de final con el Entente Sportive de Setif argelino, el sábado, y de ahí saldrá el rival del campeón de la Copa Libertadores, el miércoles 17 en la segunda semifinal.

El campeón de Oceanía sólo falló un disparo en la tanda decisiva, el del croata Mario Bilen, mientras que los marroquíes erraron dos, el primero de Ahmed Jahouah y el envío al palo de Mehdi Khallati en el quinto, que dio el pase a los visitantes.

El Auckland hizo historia en el inicio del campeonato. Batió además en Rabat el récord de participaciones de su equipo en esta competición, con su sexta presencia, solo había conseguido superar una vez la primera ronda, en 2009, cuando quedó en el quinto lugar, su mejor resultado hasta el momento.