Adriano tenía todo listo para volver al fútbol. Luego de jugar por última en abril del año pasado por Atlético Paranaense, el "Emperador" parecía retornar con un fichaje en Le Havre de la segunda división de Francia. Pero el traspaso se frustró y parece estar cada vez más lejos del balompié. 

Por eso, el delantero aprovecha a vivir la vida y lo demostró el viernes pasado en Rio de Janeiro. Fiel a su estilo, el atacante invirtió 20 mil dólares en una fiesta privada con un grupo de 18 prostitutas de un centro nocturno ubicado en Copacabana, según informó el suplemento Extra de la cadena Globo.

La fiesta organizada por Adriano se llevó a cabo en el Motel Vip's y para asegurarle al recinto que no los estafaría, pagaba una cuenta cuando llegaba a los mil cuatrocientos dólares y luego abría otra cuenta.

Al parecer el destino del Emperador está en las fiestas y muy alejado de una cancha de fútbol.