El mejor futbolista del mundo dice que solo confía en su mamá, doña Dolores Aveiro para alimentarlo porque ella conoce muy bien las recomendaciones hechas por el departamento nutricional del Real Madrid, según publica “El Universal”, de México.

Para estar a la perfección, el astro portugués duerme lo suficiente, si es posible hasta 12 horas, hace mucho ejercicio, no come chocolates y tiene prohibidos el vino tinto, las cervezas y cualquier bebida que contenga alcohol, así como las salidas a centros nocturnos.

A diferencia de muchos, Cristiano prefiere comer en casa y no en restaurantes. Consume mucho pescado y verduras al vapor o al horno, así como pastas y arroz. Todo debe ser cocinado con aceite de oliva virgen.

Si viaja su madre debe ir con él, por eso debió mudarse a Madrid donde prepara los alimentos de CR7, o por lo menos los supervisa. Cuando salen a comer a algún restaurante, doña Dolores revisa el menú para ver qué es lo que puede comer Ronaldo, si no hay algún platillo adecuado, pide que le preparen uno especial.

Es un adicto al ejercicio, antes y después de cada sesión de entrenamiento trabaja en el gimnasio durante una hora, además de hacerlo en el que tiene en casa. Prefiere siempre fortalecer los cuádriceps y gemelos.

Comer barritas energéticas, frutas e ingerir bebidas rehidratantes, también forman parte de su dieta.