La madera conseguida de las 8 manzanas de bosque que fueron talados para la construcción de “Querida Familia” que albergará a los afectados del alud en El Cambray II, beneficiará a alguien más.

Para el movimiento de tierras en Santa Catarina Pinula se necesitó talar decenas de árboles entre cedros y pinos.

Sin embargo, el sacrificio de esos ejemplares ayudará a que alrededor de 200 viviendas sean construidas para personas pobres.

La madera fue donada a la organización Techo quien se encargará de llevar adelante dicho proyecto.

De acuerdo con el ministro de la Defensa, Víctor Corado, las 180 viviendas con una inversión total de 20 millones de quetzales, serán entregadas antes de la Navidad.