De acuerdo con los expertos, la reproducción in vitro de la Monja Blanca no tiene ninguna alteración genética debido a que provienen directamente de la semilla original de la especie.

La primera fase del proyecto es ejecutada por Arcas, con un laboratorio en donde crearon un ambiente especial para que la especie crezca y se preserve.

El secretario ejecutivo del Conap, Benedicto Lucas, explicó que en los últimos 10 años no se han tenido reportes de avistamiento de esta flor única en su estado silvestre.

A la fecha los únicos ejemplares existentes de la flor nacional pertenecen a colecciones privadas.