Diferentes iglesias de la ciudad celebraron el tradicional Miércoles de Ceniza el cual da inicio a la Cuaresma. Miles de feligreses fueron marcados con la cruz de ceniza en la frente.

Este día, de penitencia para los católicos, sirve para recordar la caudicdad de la conduición humana como signo de converisón, el cual debe estar presente en todo momento.