Pérez destacó el trabajo al lograr una disminución en los hechos delictivos y de la tasa de homicidios la cual hoy en día se sitúa en 31 por cada cien mil habitantes, misma que pretende bajar a 27 para cuando entregue la presidencia. Enfatizó que con esa meta sacaría a Guatemala del listado de los países más violentos.

Asimismo explicó que la economía en el país está creciendo a una tasa mayor al 4 por ciento.

Finalmente, el mandatario recordó que antes de tomar posesión, propuso a los organismos internacionales especializados en el tema de desnutrición reducir la tasa hasta un 10%.

A pesar de que estas organizaciones le advirtieron de que era una meta muy ambiciosa, decidió aplicarla con el objetivo de que se vieran forzados a trabajar con mayor compromiso.

El mandatario dijo haber logrado un 2% para finales de 2014 y espera que al concluir su mandato, alcance el 6%.