El comerciante narró la historia de una señora que llegó a su tienda con su ropa interior y le pidió que llevara los colores de un partido. Más tarde se enteró de que era la esposa de un candidato a diputado y así nació la idea de vender ropa íntima.