La sentencia por la masacre del 31 de enero de 1980 donde fallecieron 37 personas, una de ellas, el padre de la Premio Nobel de la Paz, Rigorberta Menchú, se dictará el 19 de enero.

La líder indígena estuvo presente en la audiencia y aseveró que el conflicto armado interno es utilizado para justificar muertes. 

En la actividad de ayer otros familiares de las víctimas tuvieron el turno a la palabra para recordar a sus seres queridos hecho que aprovecharon para acusar a las autoridades de ese entonces.