Ella reconoció que no sabe leer y por eso no supo interpretar la fecha de vencimiento del alimento.

Mateo, explicó que habían recogido las sopas instantáneas del basurero y las preparó para el almuerzo de los cuatro menores.

“No sé nada del vencimiento, ni mi hija ni yo, porque no sabemos leer”, concluyó.

Los hermanos Bárbara Saraí y Jeremías Etzaquiel Catalán, de 7 y 3 años, respectivamente; y sus primos Jeremy Fernando Hernández, de 5, y Stephanie Vian, de 3, fueron velados ayer en el lugar donde crecieron.

El portavoz del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, Roberto Gaza, explicó que las necropsias revelan que un químico les provocó la muerte pero que será el próximo lunes cuando determinen con exactitud cuál fue.

Mientras tanto, los vecinos de la comunidad viven la consternación de la familia por la pérdida de los cuatro menores en una velada masiva.