Carmen Chen es una de las personas afectadas durante el desplazamiento para la construcción de la hidroeléctrica de Chixoy, en 1980

Chen relató su historia, las lágrimas recorrieron su rostro mientras describió cómo era su vida y la de su familia a un costado del río Negro hace más de 30 años.

“Teníamos un lugar para sembrar, teníamos el río cerca y pescábamos todos los días. Nunca nos hizo falta nada. Cuando ocurrió la masacre tuvimos que escondernos, nos refugiamos en la montaña” , explicó.

Cuando esto ocurrió ella tenía 19 años y la semana pasada, durante un evento en el que el Estado inició la indemnización de las familias afectadas, Carmen aseguró que el resarcimiento no recompensa lo que sufrieron a principios de los ochenta.

“Este dinero no va a curar lo que sufrimos desde que salimos de río Negro. El dolor sigue latente entre nosotros, pasamos por muchas cosas” , aseguró.

Así como Carmen Chen y su familia, las otras 126 familias de más de 30 comunidades entre Alta Verapaz, Baja Verapaz y Quiché, recibieron el resarcimiento del Estado.

82 mil 873 quetzales fueron entregados a cada familia con un total de 22 millones de quetzales que el Ejecutivo desembolsó.