La ex vicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti se convirtió en un paciente más del Hospital General San Juan de Dios a donde fue trasladada desde la prisión por daños en su sistema inmunológico.

De acuerdo con enfermeros del nosocomio, la exfuncionaria se negó a bajarse del vehículo en cuanto llegaron y exigió ir a “otro”.

Sin embargo accedió y se le proporcionó la atención "como cualquier persona”, explicaron.

A pesar de haber recibido la atención médica Baldetti se retiró del lugar porque no contaban con un gastroenterólogo que atendiera su padecimiento.

Al salir, la ex vicepresidenta explicó que además de ese problema de salud debía realizarse unos exámenes del corazón pero que debía hacerlo en otro centro asistencial.

Roxana Baldetti fue trasladada de nuevo a la cárcel para mujeres Santa Teresa, en zona 18, a la espera de la orden del juez para ir a otro lugar para tratarse.