La histórica renuncia de la polémica funcionaria aún debe ser ratificada por el Congreso de la República ya que los diputados son los que deben aceptar su dimisión.

Baldetti decidió poner fin a su gestión luego de un cúmulo de polémicas que giraban en su entorno que iniciaron con el millonario contrato para sanear las aguas del Lago de Amatitlán y terminaron de estallar con las contradicciones en una conferencia de prensa tras su aparición el 19 de abril luego de que saliera a luz la participación de su exsecretario privado, Juan Carlos Monzón, como lider de la red criminal que se dedicaba a la defraudación aduanera.

Fue en las elecciones de noviembre de 2011 donde Baldetti hizo historia al ser la primera vicepresidenta del país con el triunfo junto a su compañero de fórmula Otto Pérez. Poco más de tres años después vuelve a hacer historia tras su dimisión al cargo.

Diversos sectores junto a miles de guatemaltecos, se expresaron a favor de la decisión de la vicemandataria.

Salvador Baldizón, presidente de la comisión pesquisidora que analizaría la posibilidad de retirarle la inmunidad a Baldetti para ser investigada, dijo que su labor continuará hasta que los diputados aprueben o no su renuncia.