Tal como se previó, millones de guatemaltecos abarrotaron los cementerios alrededor del país para conmemorar el día de todos los santos.

Esto como parte de la tradición que consta en arreglar, adornar con flores y llevar mariachis a los lugares en donde descansan sus seres queridos.

En el Cementerio de Santa Catarina Pinula, muchos familiares de las víctimas de la reciente tragedia en el Cambray II, trabajaron en los últimos detalles de las tumbas.

La colorida estructura de los barriletes gigantes de Sumpango y Santiago, Sacatepéquez fueron otro de los atractivos tradicionales de este día.