De acuerdo con el ministro de Gobernación, Mauricio López Bonilla, en ningún centro preventivo, a nivel nacional, se cumple con la norma que ordena el bloqueo de la señal de celulares.

López Bonilla explicó que la Superintendencia de Telecomunicaciones podría multar a las empresas de telefonía con valores de hasta 500 mil quetzales por incumplir con el decreto que busca impedir que los reos llamen para extorsionar y coordinar crímenes.

El monitoreo de la señal de teléfonos se realizó en las prisiones del 25 de diciembre de 2014 al 15 de enero de 2015.

Luis Acisclo Valladares, presidente de la Gremial de Telecomunicaciones, aseguró que todos los centros penitenciarios no tendrán señal el 24 de enero, cuando se cumpla el mes de vigencia para implementar esta medida.