Cuarenta días después de que culmine la Semana Santa decenas de personas visitan la laguna participando en las ceremonias para la "rogativa por la lluvia". En este lugar se conjuga la espiritualidad mam con el entorno natural del paisaje montañoso y el bosque nuboso.