Dicha red criminal estaba dirigida por Juan Carlos Monzón, secretario privado de la vicepresidenta Roxana Baldetti. Luego de una investigación de la fiscalía, acompañada por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, aseveró que estos defraudaron al Estado con sobornos, robos de mercadería y otros actos delictivos.

Tras investigaciones y escuchas telefónicas se determinó que la organización, conformada por funcionarios y tramitadores, realizaba los cobros con la intención de beneficiar a ciertos empresarios para lograr los sobornos.